Empatia5

El constante bombardeo abrumador de publicidad, contenidos y ofertas que recibimos todos los días nos ha provocado un efecto paradojal. Cada vez somos más inmunes a los mensajes que nos envían.

No es extraño constatar la gran cantidad de ejecutivos que no lee, los niños multitasking, la poca comunicación personal, la escasa comprensión de lectura, la limitación para seguir instrucciones, de malos entendidos. En resumen, en este mundo lleno de sistemas y medios para comunicarnos, no nos estamos escuchando.

La atención efectivamente se ha transformado en “LA” moneda de cambio global. Si logro captar tu atención ya habré logrado algo no menor.

Por eso, le hemos dado una especial importancia a la empatía. Pareciera ser que la manera óptima de comunicarnos con otros hoy es poder generar mensajes que sean del interés real de nuestro interlocutor.

Ese es un gran desafío del marketing. Cómo hacer que se fijen en mi producto, en mi servicio, en mi empresa, en mí. Y no sólo que se fijen, sino que se genere una acción de preferencia.

La respuesta: contenido empático.

El consumidor de hoy busca, averigua, escucha a sus referentes. Desconfía de la publicidad. Quiere estar seguro de su decisión. Y para ello, el contenido que le haga sentido es el que captará su atención.

Por esta razón, el Inbound Marketing magistralmente se ha ido posicionando como la manera más efectiva de generar oportunidades en los tiempos actuales. Según Brian Halligan, CEO de Hubspot y quien hizo su tesis en el MIT sobre este tema, el Inbound Marketing es la estrategia de generar contenido relevante, de alto valor para quien lo lee, con el propósito de generar interés de los futuros clientes.

Dicho de otra forma, la gente hoy, más que nunca, consume la información que le interesa con un propósito funcional y si somos hábiles de encantarlos con contenido valioso (empático a final de cuentas), lograremos generar interés real de nuestros futuros clientes.

Si entendemos que para nuestra oferta tenemos un cliente típico, ideal, que tiene intereses bien definidos, inquietudes y sensibilidades características, nuestros mensajes deben ir en esa dirección, seduciéndolos, hablándoles de lo que realmente les interesa aportando un valor que ellos apreciarán.

El inbound marketing considera este tipo de mensajes que, puestos de manera inteligente en Internet y redes sociables (osea super “buscables”), serán viralizados y llegarán a audiencias que ni teníamos en nuestro radar pero que son perfectamente clientes potenciales.

El contenido es el rey. El contenido empático combinado con una estrategia de Inbound Marketing es la combinación perfecta.

(*) Artículo publicado en PuroMarketing.com